Mi almohada

Ayer amaneció muy frío,
el sol no aparecía por ningún lado,
tan triste como lo es tu olvido,
melancólico como lo es mi pasado.

Hoy también está muy nublado,
abro los ojos y no eres tú, a quien
mis brazos intentan abrazar,

solo es la almohada que no puede
decirme, lo que solías hacerlo tú . . . 
siempre al despertar.

Un "te amo" lleno de amor
y de verdad, una caricia que me ofrecía
la certeza de un sentimiento,
que alumbraba mi camino de la soledad.

Una mirada que no volveré a sentirla,
hoy le pertenece a alguien más,
cierro los ojos, intento dormir otra vez,
es inútil, en cada rincón de mi mente estás.

Mañana si Dios lo permite,
volveré a ver un nuevo día casi en
oscuridad, volveré a extrañar tu presencia,

abriré los ojos y de nuevo no estarás,
mi almohada recordará mi tristeza,
al decirme que no fuiste tú,
a quien dediqué ese beso al despertar.

© Copyrigth, Todos los derechos reservados por Víctor Manzano Vélez.